BIO-FILMOGRAFÍA DEL PERSONAJE

Teatro Uno de Montevideo fundado en 1961 por Alberto Restuccia, Graciela Figueroa, Luis Cerminara y Jorge Freccero es una compañía teatral independiente uruguaya.

Es junto a El Galpón, El Circular y El Tinglado uno de los teatros independientes “históricos”, con más antigüedad, y con más de 100 espectáculos producidos por el grupo que en el año 2001 celebró sus 40 años de existencia ininterrumpida.

Teatro Uno es Premio Morosoli Institucional a la Trayectoria y sus integrantes han recibido, entre otras distinciones, Nominaciones y Premios “Florencio” varios por sus méritos artísticos en todos los rubros.

Denominado “teatro independiente de los independientes” por no haberse constituido nunca grupalmente, por convicción, ni como personería jurídica ni como empresa comercial, ni fundación cultural, ni empresa unipersonal, ni otro tipo de asociación colectiva, ni haberse afiliado a la Federación Uruguaya de Teatros Independientes (FUTI) con la que mantiene muy cordiales relaciones habiendo participado espontáneamente en varios de sus Festivales Oficiales.

Sus integrantes están y han estado siempre individualmente asociados al Sindicato de Actores SUA (Sociedad Uruguaya de Actores) pero no han querido hacerlo grupalmente para mantener su total independencia. No se rige por Asambleas, comisiones ni burocracia alguna. Sus decisiones se toman artística e ideológicamente por consenso y ha reflejado su compromiso social y político (no partidario) primero por la temática de sus puestas en escena y en concreto por su adhesión a la izquierda uruguaya desde la fundación en 1971 del frente popular progresista (y aún antes a la CNT en donde Restuccia fue delegado a la creación de la Convención Nacional de Trabajadores); lo han hecho como militantes independientes habiendo actuado para esa fuerza política mencionada en Sindicatos, fábricas ocupadas, y actos grupales.

Su Director Artístico y redactor de sus numerosos manifiestos ha sido desde su fundación el autor y actor Alberto Restuccia. Luis Cerminara, hoy desaparecido, duplicó sus tareas de actor, animador cultural y co-director artístico con las de Productor General del grupo. Actualmente su Secretaría General es ejercida por la actriz María Fernanda Moreno.

Sus integrantes son artistas invitados para cada espectáculo (por ejemplo: Pepe Vázquez, Susana Groisman, Jorge Denevi, Héctor Manuel Vidal, Juan Gentile, Juan Manuel Tenuta, Till Silva, Adriana Lagomarsino, Alberto Rowinsky, Julio Calcagno, Mary Minetti, Tabaré Rivero, Elena Zuasti y muchos otros actores de primera línea); teniendo en algunas épocas elencos estables y en otras formaciones espontáneas ocasionales.

Mantiene todavía desde su fundación una Escuela de Entrenamiento Actoral donde se han formado por ejemplo Luis Orpi, Gustaf, Pablo Silvera (Subrayado), Daniel Figares, Gustavo Escanlar, Diego Bernabé, Charly Alvárez (Diablos Verdes), Gustavo Rey (Océano), Gerardo Tulipano, Gustavo Eckroth, Raquel Diana, Dante Alfonso, Gustavo Alonso (El Galpón), Alvaro Aunchain, María Dodera, César Troncoso, Sebastián Bednarick, Yuri Gramajo, Laura Martínez, y otros.

Teatro Uno ha sido también invitado oficialmente a importantes Festivales Internacionales como por ejemplo el de Nancy (Francia) por su director Jack Lang, Festival Teatral de Córdoba (Argentina), etc.

Fue distinguido además con reconocimientos de Amnesty Internacional y otras organizaciones sociales y artísticas, por la temática de sus creaciones referidas a hechos históricos y derechos humanos.

Realizó varias giras a Buenos Aires (Teatro Municipal San Martín y otros), Chile, Brasil, Paraguay. Ha actuado en todas las ciudades del Interior de país y en casi todas las salas teatrales y espacios artísticos, teniendo por primera vez su sede estable en 1989 en la Casa del Teatro de la cual fue desalojado por intereses de capitales ajenos a su voluntad en 1999, a pesar de haber sido declarada Monumento Histórico Nacional, protección que fue levantada, sin que a esta altura se hayan dado explicaciones pertinentes.

Desde entonces carece de “techo propio” por lo que sus integrantes han sido llamados divertidamente “los gitanos del teatro”.

Después de una lucha de largos años por la cultura uruguaya, que ha dejado a su manera sus mártires, merecería mejor suerte.

En suma, Teatro Uno ha sido portavoz de un lenguaje artístico pionero, precursor, con inventiva de vanguardia, trasgresión, teatro antropológico y teatro del absurdo, un absurdo que después de los primeros años se hizo a esta altura realista y cotidiano. Como se ve Teatro Uno ha sido un referente histórico que no puede faltar en ningún análisis serio de la historia del teatro y la cultura uruguayas.

Los espectáculos mas famosos de Teatro Uno: “Salsipuedes, el exterminio de los charruas”; “¡Esto es cultura, animal!”; “Ubú rey”; “Juan Salvador Gaviota (el musical)”; “Las sirvientas”; “Los enanos”; “Guay Uruguay”; “En familia”; “La rabia entra en la ciudad”; “Hamlet”; “El teatro de la crueldad”; “Cachiporra al poder”; “Esperando a Godot”; “Fin de partida”; “El rumor (Señal de alarma)”; “Don Juan”; “Prometeo encadenado”; “La lección”; “La cantante calva”; “Antonin Artaud en Latinoamérica”; “Terminó el partido”; “La hipocresía uruguaya”; “Locus solus”; “El loco Julio”; “Betina es cultura sexual”; “Mamiuska Dragkuin”; “El pene es cosa seria”; “Historia de la estupidez humana”; “Batlle y Ordóñez versus Idiarte Borda (1º round), asesinato único de un presidente uruguayo”; “Todo lo que usted siempre quiso saber sobre la historia de Uruguay y nunca se animaron a contarle”; “Delirio a dúo”.

Tratamiento / Motivación

TRATAMIENTO

The Concept of Phantasie Kluge believes that the aesthetic and political possibilities of cinema should and can be based on subjective modes of experience. A term frequently used by Kluge in his writings on the notion of spectatorship in the cinema is that of ‘Phantasie,’ (literally, ‘fantasy’) and this term acquires a very particular meaning in the context of his work. Phantasie is not like the English term ‘fantasy’ in the sense described by psychoanalysis, but is more akin to imagination. It equates with the spectator’s ability to make connections between disparate things and it hinges on Kluge’s conception of montage. Kluge writes:

…since every cut provokes phantasy, a storm of phantasy, you can even make a break in the film. It is exactly at such a point that information is conveyed. This is what Benjamin meant by the notion of shock. It would be wrong to say that a film should aim to shock the viewers—this would restrict their independence and powers of perception. The point here is the surprise which occurs when you suddenly—as if by subdominant thought processes—understand something in depth and then, out of this deepened perspective redirect your phantasy to the real course of events. (12)

In other words, Phantasie is that which lies beneath the guarded exterior of the stimulus shield, and it is Phantasie that is set free when shock is able to break through the barrier.

Fuente: http://archive.sensesofcinema.com/contents/directors/03/kluge.html

MOTIVACIÓN

“… VIVIAN (Leyendo con voz clara.): “La decadencia de la mentira. Protesta”. Una de las
principales causas del carácter singularmente vulgar de casi toda la literatura contemporánea es, indudablemente la decadencia de la mentira, considerada como arte, como ciencia y como placer social. Los antiguos historiadores nos presentaban ficciones deliciosas en formas de hechos; el novelista moderno nos presenta hechos estúpidos a guisa de ficciones. El libro azul se convierte rápidamente en su ideal, tanto por lo que se refiere al método como al estilo. Posee su fastidioso documento humano, su mísero coin de la création (rincón de la creación), que él escudriña con su microscopio. Se lo encuentra uno en la Biblioteca Nacional o en el Museo Británico, buscando con afanoso descaro su tema. Ni siquiera tiene el valor de ideas apenas; con reiteración va directamente a la vida para todo, y, por último, entre las enciclopedias y su experiencia personal, fracasa miserablemente, después de bosquejar tipos copiados de su círculo familiar o de la lavandera semanal y de adquirir un lote importante de datos útiles de los que no puede librarse por completo, ni aun en sus momentos de máxima meditación. Sería difícil calcular la extensión de los daños causados a la literatura por ese falso ideal de nuestra época. Las gentes hablan con ligereza del “mentiroso nato” igual que del “poeta nato”. Pero en ambos casos se equivocan. La mentira y la poesía son artes -artes que, como observó Platón, no dejan de tener relaciones mutuas-, y que requieren el más atento estudio, el fervor más desinteresado. Poseen, en efecto, su técnica, igual que las artes más materiales de la pintura y de la escritura tienen sus secretos sutiles de forma y de color, sus manipulaciones, sus métodos estudiados. Así como se conoce al poeta por su bella musicalidad, de igual modo se reconoce al mentiroso en ricas articulaciones rítmicas, y en ningún caso la inspiración fortuita del momento podría bastar. En esto, como en todo, la práctica debe preceder a la perfección. Pero en nuestros días, cuando la moda de escribir versos se ha hecho demasiado corriente y debiera, en lo posible, ser refrenada, la moda de mentir ha caído en descrédito. Más de un muchacho debuta en la vida con un don espontáneo de imaginación, que alentado y en un ambiente simpático y de igual índole, podría llegar a ser algo verdaderamente grande y maravilloso. Pero por regla general, ese muchacho no llega a nada o adquiere costumbres indolentes de exactitud. …”

La decadencia de la mentira (fragmento)

Oscar Wilde

Sinopis / Guión

SINOPSIS

Acabo de soñar la muerte de Restuccia. Y con esto me refiero, a la de Alberto Restuccia. Alberto es un actor y director de teatro reconocido en el medio pero relegado del mismo, le estoy haciendo un seguimiento -registros- de varias de sus obras. Incluye una charla en privado con él y su obra en torno a A. Artaud.

Lo relaciono con un contemporáneo de este, Ernesto Arostegui. No hay recuerdos audiovisuales de dichos entrañables, siniestros e importantes personajes de las década de los 70’ y posterior. Alberto ha muerto. No sé, si mí angustia surge por: 1) no tener la posibilidad de retenerlo en imágenes mediante mi trabajo o 2) por las caract. abominables que le proporcione al sujeto en el sueño.

¿No sé qué es esto?, si una secuencia de suspenso que me fue sugerida en el momento del sueño, para darle una frenesí a la historia o porque me metí en la piel del que acecha (en el “Restuccia”, ¡que apellido!). Pero valga la redundancia, el que mira y espera, tanto en el sueño como en esa instancia, soy yo.

 

ACABO DE SOÑAR LA MUERTE DE RESTUCCIA

Por
Mateo Etchegoyhen

1. INT. DEPTO – NOCHE

Acabo de prender la PC, y elijo un tema para descansar un rato, mientras escribo. Elijo un disco que aun no he escuchado muy bien, es el “Supernatural” de Stereo’s MC. Suspiro, logra bajar un poco mi estado de alteración.

Suenan una sirenas y la frase “The scene of the crime”; no sé si fue un crimen y no sé si esto, realmente, tiene algo que ver.

Contextualizo: No se si las actividades del día influyeron en esta instancia pero bueno… Llegué a casa y mi compañera de morada –no sentimental- no estaba, a veces llego y la veo con ojos de padre durmiendo en su cuarto de adelante. Además, más temprano me informaron de las caract. del proyecto “24” hs en el MEC, donde me seleccionaron para inaugurar la muestra.

Volvamos al tema.

Acabo de soñar la muerte de Restuccia. Con esto me refiero, a la de Alberto Restuccia. El disco continua (buena música). Alberto es un actor y director de teatro que aprecio mucho, le estoy haciendo un seguimiento -registros- de unas de sus obras, con el motivo de sacar un dvd doble. Aun me falta tener una charla con él, grabar su obra Artaud (que por exigencias físicas) no hemos podido realizar aun.

Aun no…

Termine una charla de 4 minutos de celular con mi padre, el cual respondió a una serie de mensajes que le mande relatando el suceso. Mi padre se noto sereno y reticente.

Aun me siento angustiado y algunas lágrimas se alistan en mis pupilas. Lo que paso fue esto…

CORTE A:

2. EXT. CALLE – DIA

Veo un tipo caminado entre veredas apretadas en la calle, con un guante rellenado -con forma- y con el dedo índice estirado; este señor se encuentra molestando sexualmente gente en la calle.

Va caminando, algunas de sus victimas son los que se le acercan. Yo miro indistintamente a unos metros, todos los ataques. Utiliza el guante para introducirlo con brusquedad en los orificios de los participantes. Son un par de mujeres y un hombre.

Hasta aquí no es un personaje que quede fuera del espectro de dicha persona. El problema, y aquí mi estado de extrañamiento… El sujeto tiene una pollera de travestí y una túnica de doctor, y un estetoscopio (como en sus trabajos en “Intramuros”).

Y lo raro es esto…

Tiene dos huecos con forma de ojos estirados (así fueran egipcios) en la nuca, los huecos ingresan hacia adentro de la cabeza y lo otro es que…, tiene la garganta cortada.

CORTE A:

3. INT. BAÑO – DIA

Lo veo realizándolo -el corte en el cuello- antes de cada salida, frente a un espejo. El ya ha salido varias veces, y tiene un porte de androide (su postura no es natural).

Esto me fue sugerido como alcance previo del personaje, como si este ya lo hubiera realizado varias veces -repito- y en su elección como destino de morir “actuando” decapitado, mientras realiza por performance. Se secciona el cuello y sale a la calle (con la cabeza, tambaleándose en su lugar).

Luego vienen dos escenas tétricas, una es su muerte y otra una actividad suya pero en color sepia, así fuera del pasado.

CORTE A:

4. EXT. PLAZA – DIA

Su muerte…

Lo veo caído en una vereda asfaltada, que me recordó a la Plaza Varela, pero de la vereda de enfrente (raro). Y si tengo que levantar la vista un poco les digo que es en la Plaza Independencia.

Veo que su cabeza intenta en vano acercarse al cuello y volver a las andanzas. Restuccia esta en el suelo, su cuerpo inmóvil y la cabeza perdiendo fuerza en su intento por alcanzar su cuerpo (creo que ríe durante el proceso). Allí me surgen sentimientos de muerte, y siento un velorio que no percibo.

Alberto ha muerto. No sé si mí angustia es: o por no tener la posibilidad de retenerlo en imágenes mediante mi trabajo y/o por las caract. abominables que le proporcione al sujeto en el sueño.

Miedo: por relacionarlo con un contemporáneo de este, Ernesto Arostegui. Que no haya recuerdos audiovisuales de dichos entrañables, siniestros e importantes personajes de las década de los 70’ y posterior.

Esto no se si incluirlo…, pero lo voy a hacer a modo de coyuntura, ya que fue en el mismo sueño; pero no incluían a mi personaje de turno -Restuccia-.

CORTE A:

5. INT. MEC – DIA.

Surgen dos instancias: una con Tamara Cubas exigiéndome mi presencia en el evento, y el tema de una cierta desvinculación económica por parte de ella y su lugar: hacia mí. Esta persona (que es muy querida por mi), se retira como enojada dejándome no lugar para la reacción. Y sin pensarlo… en mi esclavitud asumida.

Aquí surge el tema de la cultura y su situación actual, y esas imágenes (antes mencionadas) de los 70’ como nexo; creo que es así, por el color y la censura que realiza la gente durante el evento.

CORTE A:

6. INT. GARAGE – NOCHE

Pero Alberto esta igual que siempre (no como lo soñé, sino como creo que es). Y se ubica en un garaje subterráneo, realizando una performance que tiene el perfil de una publicidad.

Este se encuentra cubierto de talco, mayormente desnudo (con un tul alrededor de su cuerpo) y no se que frases dice mientras toca su pequeño dedo gordo del pie y una persona del publico me señala… “Que eso no esta permitido”, pero con otras palabras que no recuerdo. Restuccia cae al suelo frente a toda la gente y ese espacio gris.

CORTE A:

7. EXT. PLAZA – DIA

Un zoom in me lleva al lugar del accidente y observo una canasta de frutas desparramado.

CORTE A:

8. INT. APTO – NOCHE

Vuelvo a mi casa -en el sueño-, hay muchas voces de jóvenes y una revista con fotos que me encuentro recortando para hacer un collage. Allí veo vagamente a Martín Capurro, me encuentro en mi casa frente a la computadora. Me percibo tranquilo, esta noche jugué un partido de fútbol con este chico.

Creo que las imágenes de los sueños que utilizamos, son siempre recientes y buscan conexión en nuestras cabezas, sin lograrlo. Pero sin perder la fuerza de eso, como imágenes….

El momento más ingrato de la noche fue cuando me desperté. Abrí los ojos de golpe y observe la puerta del cuarto vacía. Aún me vuelve el estremecimiento de piel y las lágrimas; ahora mismo, mientras escribo. Por que lo que me sugiere dicha imagen, no es el estado actual de esta sino lo que falta…

Y esto es: el personaje nefasto (del sueño) de Restuccia en el corredor del apartamento.
En ese momento, me relajo un poco y me doy cuenta que creo haber soñado esto varias veces. Esto me brinda una posibilidad de una muerte inminente. Voy a llamarlo mañana.

En la oscuridad me intento explicar y lo único que se me ocurre es tomar la cámara y hacer un video. Pero por pereza o falsedad me niego. La idea era un plano fijo desde mi cama, mirando hacia la puerta (esto con night shoot) y dejarla sin acción dentro de ella y relatar el sueño en primera persona, como ahora. Y luego se me ocurre como inserto, mi figura desnuda pasando por el corredor sin detenerme, ni ingresar hacia mi cuarto.

¿No sé que es esto?, si una secuencia de suspenso que me fue sugerida en el momento para darla una frenesí a la historia o porque me metí en la piel del que acecha (en el “Restuccia”, ¡que apellido!). Pero valga la redundancia, el que mira y espera tanto en el sueño como en esa instancia, soy yo.

Aquí, vuelve a mi un hecho transcurrido durante el sueño o en una conciencia post onírica; y es incorporar la muerte del sujeto y decidir no ir al día de la muestra. Algo así, como decir… nos estamos muriendo en un estado de anormalidad y sin embargo, tenemos tiempo para brindar. No quiero que Tamara este en ese lugar, no me gusta. Creo que ella es otra cosa…, ¿creo?.

En el ambiente se percibe la muerte de Restuccia. Más que nada durante la totalidad del sueño y por ahí termina.

Le mande 3 mensajes a mi padre tratando de relatar un poco el suceso, y la verdad, realmente no buscaba su llamada. Buscaba que en la mañana lo leyera con otra cara.

Está amaneciendo y me lo continúo diciendo sin perdón, “Acabo de soñar la muerte de Restuccia”.

“I have no opinion…”

(No tienen idea de la imagen de Alberto en el sueño,
es mi Re-animator).

Viernes (06:59), 27 de Octubre 2006